Donde dije digo, digo «hazlo»

Tenía seis o siete años cuando me llevaron a una exposición en Sevilla sobre Miró. Durante un rato, recuerdo que me quedé delante de uno de aquellos cuadros y, cuando el profesor que nos acompañaba me preguntó si me gustaba, le recriminé con cierta suficiencia: «pero eso también lo hago yo». El profesor me miró muy serio y me contestó: «¿Sí?, pues hazlo».

El aburrido discurso sobre el futuro del libro se está convirtiendo en una excusa para el inmovilismo. Mesas redondas, congresos, teóricos apocalípticos, gurús integrados, riñas sobre los formatos, los modelos de negocio, la reestructuración de nuestra cadena de valor, la revisión de la ley de propiedad intelectual y muchas cosas más que parecen engordar el maravilloso negocio de vender humo, mientras los índices de lectura en soporte digital suben tanto como los de descargas ilegales y el modelo tradicional, el que da dinero, desarrolla una curiosa negación ante lo evidente, más por una acusada sensación de extrañamiento que por cualquier otra teoría conspiratoria.

Por eso me alegra leer que la empresa española 24symbols ha entrado en el mercado ruso, el segundo más importante de Europa, y que tienen el latinoamericano como próximo objetivo. 24symbols ha tenido desde sus inicios apoyos entusiastas y firmes detractores. Se ha discutido mucho sobre la sostenibilidad del modelo que plantea y algunos hasta se han permitido el lujo de afirmar que «eso» no tiene ningún futuro.

La gran ficción de especular sobre el futuro es algo que me produce cierto escalofrío, en primer lugar, porque me pregunto dónde venden esas bolas de cristal tan antipáticas que niegan el maravilloso principio de incertidumbre, pero también porque, así como en cualquier proceso de cambio el debate es imprescindible, es igualmente necesario avanzar mediante la acción.

Nuestra sincera enhorabuena a este equipo que, nos consta, escucha al sector, es respetuoso con la cadena de valor, observa los cambios, estudia sus posibilidades, es capaz de reinventarse y trabaja muy duro para seguir adelante, aunque en ocasiones el humo intente desdibujarles el camino.

Beatriz Rodríguez Delgado

ScreenHunter_136 Feb. 03 12.42

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *